Contenido

Blog de montaña dirigido a todo tipo de público. Escalar una montaña de más de 7.000-8.000 m., cómo se organiza y desarrolla, qué sienten los alpinistas...

Translate

domingo, 29 de noviembre de 2020

A TRES SEMANAS DE COMENZAR #K2winter 2021

NOTA DE LOS ADMINISTRADORES DE ESTE BLOG

Se comunica a todos los seguidores y lectores de este blog y de nuestras redes sociales que, a partir de hoy, la dirección y gestión de éstas pasa a manos de MVA. Carlos ya no dispone de tiempo libre para realizar el trabajo que esto conlleva.

Se intentará seguir las directrices con las que Carlos las creó y que no notéis mucho el cambio. Pero antes de abordar esta tarea, quiero hacer unas aclaraciones para que después no haya errores de interpretación:

1.- Sabemos de sobra la expectación que cualquier expedición de invierno despierta, y más aún el K2, último pico de más de 8000m que permanece inescalado en esta estación del año. La responsabilidad es grande, y el riesgo que asumen los escaladores también. Por ello, intentaré mantener a los alpinistas al margen de cualquier polémica (si la hubiera) de las que suelen rodear a estas expediciones en los medios, y no les informaré de ello para que se centren en lo que tienen que hacer: ESCALAR.

2.- Se seguirá la misma línea que hemos llevado hasta ahora, informando fielmente y en la medida que las comunicaciones nos lo permitan de lo que está ocurriendo y los escaladores que estén allí, al margen de Carlos, nos autoricen a informar. Y cuando hablamos de escaladores nos referimos a TODOS los que pongan un pié en la montaña, sin distinciones. Siempre ha sido nuestro propósito que se conozca este mundo que tanto amamos por el público general y no solo por los especialistas en la materia, y no vamos a cambiar porque se trate de K2 en invierno.

3.- Se diferenciará perfectamente lo que sea información de los escaladores, de los comentarios u opiniones que yo pueda hacer. Siempre hemos intentado que viváis estas experiencias con nosotros, y eso implica que conozcáis lo que pasa desde los dos lados, los que están allí y cómo lo vivimos los que nos quedamos aquí. No se autoriza a nadie a poner en boca de los escaladores, lo que se haya publicado exclusivamente en nuestras redes, salvo que especifiquemos expresamente que son declaraciones de los alpinistas

4.- Tampoco se autoriza a utilizar por cualquier medio de difusión el contenido de este blog o nuestras redes sociales salvo para los fines que se han enunciado, esto es, difundir información de alpinismo. Por supuesto, como siempre, esperamos vuestra activa participación y cualquier comentario u opinión que se realice correctamente. 

5.- Siempre que se difunda material o contenidos publicados de nuestras redes sociales/blog, se deberá indicar el autor del mismo, por eso siempre lo especificamos.

6.- Se intentará mantener la información actualizada, pero a veces me resultará imposible o simplemente no habremos podido comunicar por fallos de conexión. Espero que esto no genere especulaciones. Informaremos de lo que pase con el máximo rigor, pero yo no soy profesional de la información y tengo otras obligaciones.

Con estas matizaciones, acepto encantada una vez más el encargo de Carlos de manteneros informados de lo que ocurra durante el transcurso de la expedición, que comenzará el próximo 20 de diciembre y tiene como fecha límite de finalización el 28 de febrero.

¡Espero que nos lo pasemos muy bien juntos los próximos meses!.


MVA

Estos son los enlaces por los podéis seguirnos, además de por este blog: 

Facebook: Alpinismo y Montaña - Carlos Garranzo

Twitter: L. Carlos Garranzo

Instagram: @alpymon





viernes, 23 de octubre de 2020

EXPEDICIÓN DE INVIERNO K2 - 2020/2021

 ¡Hola a todos de nuevo!

Estamos de vuelta tras un paro más largo del que hubiera deseado.  No le voy a dar vueltas, os ANUNCIO que este año iré a la expedición de invierno al K2  (K2winter, a partir de ahora).


Carlos en el BC de Broad Peak con K2 al fondo

No os voy a explicar cómo ha sido el proceso porque el comunicado de Sergi Mingote de ayer lo resume muy bien, os pondré el enlace al final por si alguien no lo ha leido. Os voy a contar mis motivos y mis objetivos.

Cuando salió la noticia de que Seven Summit Treks estaba organizando una expedición de invierno, estábamos inmersos en un proyecto de colaboración solidario personal que se nos había quedado pendiente por motivos ajenos a nuestra voluntad el pasado otoño. Estábamos planificando viajar en invierno a Pakistán para que la gente que lo necesita recibiera los casi 300 Kg de ropa y calzado de abrigo que, en ese momento, habíamos conseguido reunir gracias a la ayuda y generosidad de muchas personas y entidades.

Por supuesto, Sergi y yo bromeamos sobre el tema y la posibilidad de ir, ya que íbamos a estar allí, pero en ningún momento pensamos que se iba a convertir en una realidad.

Seguimos avanzando en la organización de nuestro proyecto y entrenando fuerte ante la posibilidad de que, una vez estuviéramos en Pakistán, pudiéramos intentar ascender algún pico inescalado de unos 6000m. 

Pero cuando Sergi recibió la invitación de Dawa para co-liderar el equipo de escalada en K2winter, tras valorar muchos aspectos, me consultó y me animó a que nos apuntáramos.

Por unos breves segundos pensé "está como una cabra", no fue más que un flash en mi cabeza porque inmediatamente me invadió otra idea... "y por qué no".


Sergi y yo en el Campamento Base del Broad Peak

K2 desde antes de llegar al crampon point de Broad Peak
Cortesía de Sergi Mingote


Son varios los motivos  a favor y en contra:

EN CONTRA: El principal, es un objetivo durísimo. Muchos alpinista de la élite del alpinismo mundial lo han intentado y no lo han conseguido. No menos importante, el precio.

A FAVOR: 
1.- No voy a dejar a mi amigo que se meta solo en esta aventura, necesitará apoyo en los momentos duros. Llevamos escalando juntos muchos años, nuestra relación dentro y fuera de la montaña es excepcionalmente buena, y esto viene muy bien.

2.- Siempre he soñado con esa montaña. La he visto muchas veces, de cerca y de lejos, con buen y mal tiempo, desde abajo y desde más de 8000m en el Broad Peak, y nunca he podido apartar la vista de esa "diosa" cuando la he tenido delante.

3.- Soy un amante de las montañas, desde muy joven y de manera intensa. Llevo años leyendo libros sobre las grandes gestas y las campañas de invierno, pero hace ya tiempo que me di cuenta que no es lo mismo leerlo que vivirlo. Quiero experimentar esas sensaciones extremas por mí mismo. Los alpinistas me entenderéis; los demás, ya se que muchos creen que los alpinistas estamos un poco locos, pero os aseguro que nada es comparable a la sensación de cuando estás tú solo intentando superar los retos que te pone la montaña para demostrarte quien tiene el mando.

Como se ve gráficamente, el apartado "A FAVOR" es mayor que el de "EN CONTRA", así que contesté: "SÍ, vamos"


Sergi y yo en Gran Paradiso, el pasado verano, durante la
Olimpyc Route

Siempre hay momentos para disfrutar y echarse unas risas


La vida es muy corta, algo que sabíamos pero que Victoria y yo re-aprendimos de forma trágica en 2017, aunque no voy a volver a hablar de esto. Si te sale una oportunidad, hay que aprovecharla, es algo vivido que ya nadie te podrá quitar.

Como siempre, os iremos contando la evolución de todo en redes sociales. Cuando estemos de expedición, Victoria actualizará también este blog de una manera más personal como viene haciendo tan bien en expediciones anteriores, publicaremos los trackers... . Queremos que lo viváis con nosotros, esto es algo que vamos a descubrir juntos.

Y este año con una novedad, además de las redes sociales habituales, publicaremos también en Instagram @alpymon 

Quiero agradecer a todas las personas que están colaborando para que estos proyectos se lleven a cabo, especialmente a LAKEN, que me ayuda desde hace años, a MILLET que nos está proporcionando toda la equipación necesaria y a MARQUETA PILATES por su entrenamiento.

Una última cosa, sé que está muy difícil, pero en el fondo de mi corazón sigue sonando esa vocecita que dice "por qué no..."


👋
CARLOS GARRANZO


Enlace al Comunicado de Sergi Mingote"ESTE INVIERNO VOLVERÉ AL K2"
.


lunes, 4 de mayo de 2020

ALGUNAS FOTOS DE PAISAJES DE ATACAMA - CHILE 2020


Hola a todos!

Con un poco de retraso, como os prometí, os enseño algunas fotografías de los maravillosos paisajes de la región de Atacama, con una breve descripción.

Las fotos se me han mezclado todas y ya no se quien hizo cuál, lo siento... pero vamos, la mayoría son mías y la que no, tengo permiso para publicarlas con mi enorme agradecimiento al autor, uno de los miembros del grupo.


1ª LAGUNA SANTA ROSA

Esta es una zona fantástica, hay refugios en los que es conveniente reservar primero o te arriesgas a que estén llenos. Son 3 refugios con capacidad para 7-8 personas, cada uno, más una zona de acampada. Son de pago pero no son caros.

Es un área muy rica en flora y fauna de estos ecosistemas, este año estuvimos un poco de paso y lo que más vimos fueron flamencos.


Laguna Santa Rosa, al fondo a la izquierda en Nevado Tres cruces
Volcán Siete Hermanas

Volcán Pastillitos 

2º SALAR DE MARICUNGA

Como la Laguna Santa Rosa, está en el Parque Nacional Nevado tres Cruces, y tiene un agua de color azul turquesa increíble.

Entre el Salar y la Laguna Verde, cruzamos el único riachuelo de la zona.


Salar de Maricunga

Riachuelo

3º LAGUNA VERDE

Haciendo honor a su nombre, es un lugar muy bonito con un refugio junto a la laguna de agua de intenso color verde. Actualmente es un refugio libre, sin guarda, aunque los planes que hay es que tarde o temprano esto cambie.

En la zona hay varias lagunas termales, e incluso dentro del refugio hay una pequeña balsa con aguas termales en la que caben 6-7 personas. También hay una zona de acampada libre en los alrededores del refugio.








4º VOLCÁN BARRANCAS BLANCAS

Volcán de 6.030 m, sin ninguna complicación técnica pero muy, muy largo. La bajada se hace pesadísima por las características del terreno, un típico "acarreo" como le llaman allí.

Como veis es una cuesta muy larga

Pero el paisaje parece de otro planeta, el que está justo detrás es el Medusa.

Casi en la cumbre con Jordi y Sergi. Al fondo a la Izquierda el Ojos del Salado

Bajando por el acarreo, en el centro el Medusa y a la derecha el Ojos del Salado


5º-  VOLCÁN PEÑAS BLANCAS

También es un volcán sencillo, de 6.044 m. Realmente, con estos volcanes solo hay que tener cuidado y aclimatar bien para evitar tener problemas con la altitud si no estás habituado a montañas tan altas.

La cumbre está muy bien porque desde allí pudimos contemplar no solo la zona en la que nos estábamos moviendo, también teníamos una buena panorámica de la zona noroeste del desierto de Atacama.






6º VOLCÁN OJOS DEL SALADO

Este año no tengo ninguna de lejos porque llegamos de noche, de madrugada mas bien, y cuando nos fuimos no tuvimos ganas de parar para hacer fotos.  Pero el año  pasado os puse unas muy chulas. 

Os pongo tan solo una del amanecer con el mar de nubes por debajo de nosotros durante el ascenso; a Sergi Mingote subiendo el tramo final que da acceso a la cumbre que es el más vertical de la ruta (está equipado con cuerdas fijas), yo voy detrás de él; y una mía en la cumbre, totalmente embozado porque hacía bastante frío, pero os garantizo que soy yo  😆.


Amaneciendo

Sergi Mingote ascendiendo la parte final (Ampliar)

Cumbre del Volcán Ojos del Salado (6.893 m)

Espero que os hayan gustado y os hagáis una idea de lo bonito que es el desierto de Atacama. También espero que podamos hacer algo más este año, si es así, os lo contaré. 

Y recordad, en cuanto esto pase, tenemos que volver a las montañas, no solo por nosotros, que supongo que tendréis tantas ganas como yo, sino por toda la gente que vive de esto. Por todos los que cuidan de estos espacios naturales para nosotros, los que nos ayudan a organizar estos viajes, los que nos llenan las despensas... todos los que están detrás de que podamos hacer estas cosas, será hora de echar una mano porque no lo deben estar pasando bien.

Volvamos a viajar, regresemos a las expediciones y a las montañas, con seguridad y cuando sea posible, pero volvamos.

🤞


miércoles, 18 de marzo de 2020

SUBIENDO VOLCANES EN ATACAMA - CHILE (19 de febrero a 4 de marzo de 2020)

El  objetivo de este año, como el año anterior que nos fue muy bien, era empezar a aclimatar de cara a los 8000m que Sergi y yo pensábamos intentar escalar en primavera, Annapurna y Makalu. Pero ahora, como ya sabéis, la situación ha cambiado y Nepal, como muchos otros países, ha cerrado sus fronteras por la pandemia por el COVID-19... pero entonces no lo sabíamos.

Por ello, y dado que no disponíamos de mucho tiempo libre porque lo necesitamos para las expediciones, planificamos unos 15 días de entrenamiento en altitud en el mes previo a nuestra llegada prevista al Campo Base del Annapurna.

Pero no solo vamos por ese motivo, ese es uno de los puntos en los que coincido con Sergi y que han forjado nuestra amistad, nos gusta disfrutar en la montaña, por lo que estos días solemos ir acompañados de amigos con los que no solo nos preparamos físicamente sino que vivimos la montaña con buenos colegas y sin presiones, lo que mentalmente nos viene muy bien para enfrentarnos luego a los 8000m.


Los 9 de Atacama

No os voy a hablar de aspectos técnicos, porque no son montañas muy complicadas, si alguien va a ir y quiere algún consejo, estoy a vuestra disposición, pero se pueden encontrar fácilmente las rutas en internet. Lo único que pretendíamos era estar en altitud el máximo tiempo posible sin "desgastarnos" demasiado ni arriesgarnos mucho a una lesión que arruinara nuestros planes para la temporada de escalada de primavera en Nepal. Para ello el desierto de Atacama es ideal. El único volcán que llevábamos en mente era el Ojos del Salado, por su altitud obviamente y porque a todos nos hacía ilusión conseguir ascender el volcán más alto del mundo con sus 6893 m, por lo demás, el plan era abierto en función de las condiciones meteorológicas.

¿Y por qué es ideal el desierto de Atacama?. Realmente en Sudamérica hay muchos lugares buenos para pre-aclimatar, pero en Atacama:

- el acceso es muy fácil y rápido,
- hay infinidad de volcanes y cerros de diversa altitud y dificultad para elegir,
- es poco probable que la meteorología te impida hacer algo ningún día,
- las zonas de campo base están entre los 3800- 4300 m, lo que viene muy bien para aclimatar, y
- a tan solo unas 3-4 horas está la costa del Pacífico con unos sitios estupendos para descansar y divertirte un par de días antes de regresar.









Como siempre se aprende de errores anteriores, este año fuimos en avión hasta Copiapó, con lo que nos ahorramos una jornada de carretera muy pesada. Es necesario alquilar una Pick Up todo terreno y comprar tanto alimentos como agua para todos los días que vas a estar en el desierto antes de salir, porque allí no hay nada.




Ibamos con la euforia de unos días que suponíamos fantásticos, como de hecho fueron y, después de llenar los carros en el supermercado se nos olvidó uno allí, y lo que es peor, era el que llevaba el chorizo, morcilla, dos sandías grandes, patatas, agua.... Luego nos apañamos intercambiando cosas con los campistas que encontramos ( el agua que nos sobró, por cebolla y zanahoria para hacer un guiso que, pese a los esfuerzos e imaginación de Pepe, salió comestible pero no era lo mismo).

Pepe cocinando unas lentejas con chopped (es lo que nos quedaba),
 y algunas cosas que conseguimos por allí, pero no es lo mismo que con su chorizo, 
su tocino...  Los españoles lo entenderéis perfectamente

Tras finalizar todas las gestiones de intendencia, en primer lugar, el grupo de 9 personas nos dirigimos a la Laguna Santa Rosa, un  lugar realmente impresionante donde ya habíamos estado el año pasado. Llegamos a mediodía, comimos y, para empezar a aclimatar, decidimos ascender un poco hacia uno de los volcanes que ya subimos el año anterior que está muy cerca del refugio, el Siete Hermanas. No teníamos intención de llegar a la cumbre pero subimos hasta unos 4200m para empezar a "hacer piernas" y bajamos a dormir sobre 3770m.  

Todos nos encontramos bien, de hecho nuestros nuevos amigos los chilenos Ivano Valle y Sandy Salamanca junto al ecuatoriano Jorge A. Pazmiño (aunque reside en Chile desde hace muchos años), sí llegaron a la cumbre.


Laguna Santa Rosa

Al día siguiente, por no repetir, decimos ascender otro volcán próximo, el Pastillitos (5090m), una ruta muy sencilla, realmente accesible a cualquier persona con un poco de experiencia, pero muy larga al subir y aún más en el descenso. Éste quizás fue el peor día para mí. Había llegado un poco resfriado, se me juntó el cansancio del viaje y la aclimatación a la altitud (sabéis que vivo a nivel del mar), se me hizo muy pesado realmente, pero muy satisfecho de llegar a su cumbre.


En la cumbre del Volcán Pastillitos. Al fondo, el Nevado tres Cruces.

Para que os hagáis una idea de las dimensiones de ese inmenso pedregal. 
Los puntitos somos nosotros.

Al día siguiente queríamos haber ido al Volcán Copiapó (6072m), además de ir ganando altitud, habíamos oído que hay restos incas en la cumbre, unos enterramientos. Pero nos avisaron de que el camino estaba complicado para las Pick-Up porque habían habido unos derrumbes, por lo que decidimos trasladarnos a Laguna Verde.


En en desierto, con el precioso Nevado Tres Cruces al fondo

Laguna Verde y volcán El Ermitaño desde el refugio

Aquí la cosa empezó a complicarse porque no coincidían los pronósticos meteorológicos que nos pasaban desde España con lo que nosotros veíamos. Luego nos enteramos que eso se llama el "invierno andino o invierno boliviano", que hace que las previsiones meteorológicas sean bastante difíciles e inexactas.



Planificando la estrategia


Pero como habíamos ido a subir volcanes, decidimos hacer eso, subir hasta donde pudiéramos, cada vez un poco más alto. Subir un volcán descansar un día y a por otro. Así ascendimos sucesivamente, Barrancas Blancas (6030m), con una bajada muy incómoda porque el acarreo es muy incómodo (descenso por un auténtico pedregal donde me caí tres veces); Ojos del Salado (6893m), el más técnico, aunque sea solo la torre final en la que hay instaladas unas cuerdas fijas que te ayudan a subir y bajar, pero en el que sí se comienza a notar realmente la altitud. El último fue el Peñas Blancas (6044m), el más gratificante porque fue el único al que conseguimos llegar los 9 a la cumbre, realmente emocionante ver las caras de los amigos cuando alcanzan la cima de su primer 6000 m.


En la cumbre del Ojos del Salado

Sergi en uno de los tramos llegando a la cumbre
del Volcán Ojos del Salado

Los 9 en la cumbre del Volcán Peñas Blancas

Éramos un grupo grande, y llegamos pronto, tuvimos la suerte de ocupar el refugio de Laguna Verde para nosotros solos. En él pasamos realmente momentos muy buenos, con esas pequeñas cosas que te hacen reír por cualquier nimiedad (los que hacéis montaña entenderéis bien a que me refiero), contar "batallitas", comidas que fueron un desastre, baños en la terma, ver series en la tablet, y tonterías, muchas tonterías y bromas.

Haciendo búlder

¡Nos invitan a un rico asado!

Confraternizando

Aguas termales dentro del refugio de Laguna Verde, un lujo

Días realmente estupendos que recomiendo a todo el mundo.


Conociendo la zona (Foto en Laguna Verde)

Al terminar, realizamos un poco de turismo un par de días, en Caldera, Bahía inglesa, Puerto viejo y visitamos a nuestros amigos chilenos Juan Pablo Mohr y su primo Federico Scheuch con los que estuvimos el año pasado. Juan Pablo pensaba seguir este año con su proyecto de escalar los 14x8000m, pero lamentablemente tuvo una caída escalando y no podía venirse la temporada de primavera porque se fracturó los huesos de un pié.

A ver si para verano u otoño ya está bien de nuevo.


Con Juan Pablo y Fede

Así fue nuestro viaje a Atacama. Algo que pensamos repetir, porque la zona es impresionante. No os cuento como son sus amaneceres, sus puestas de sol, como cambian los colores a lo largo del día, los aromas, los sonidos, el silencio en muchos momentos... para eso os pondré fotos y, aún así, el que quiera conocerlo de verdad, tendrá que ir, porque es algo imposible de describir con palabras. Esas sensaciones son lo que nos hace volver a éste y otros lugares.
.
En una entrada aparte, os pondré las fotos, ¡me resulta difícil seleccionar!.

Miembros del equipo:
1.- Sergi Mingote
2.- Carlos Garranzo
3-  José Pardo
4.- Jordi Gual
5.- Juan José Cordo
6.- Jose María Burruezo
7.- Ivano Valle 
8.- Sandy Salamanca
9.- Jorge A. Pazmiño

  👋
Carlos Garranzo



miércoles, 26 de junio de 2019

ASCENSO AL LHOTSE (RUTA NORMAL) - DIARIO (PARTE II)


El Lhotse con sus 8.516 metros es la cuarta montaña más alta del mundo. Esta circunstancia sería más que suficiente para estar entre las cumbres más solicitadas, sin embargo no es así. Posiblemente el encontrarse tan cerca del Everest haga que sea menos codiciada e interesante aunque en realidad, como el resto de los ochomiles, tiene un gran atractivo más allá de su altitud.

Para llegar a la base de la ruta normal primero hay que realizar un trekking de aproximación que viene muy bien para ir aclimatando. Después de volar a Lukla (2.860m) se comienza a caminar hasta llegar al Campo Base del Everest (5.350m) normalmente en unos siete días. No voy a extenderme en describir el trekking ya que es muy conocido y se puede encontrar información del mismo en múltiples formatos (revistas, redes sociales, páginas web...).




Trekking

Me centraré en la ruta de ascenso que realicé el pasado mes de mayo: la ruta normal, que fue ascendida por vez primera el 18 de mayo de 1956 por un equipo suizo y que recorre la cara oeste, conocida como Lhotse Face.

Para realizar esta ruta el campo base se ubica en el mismo sitio que el del Everest, de hecho toda la ruta hasta cerca del Campo IV es común con la ruta sur del Everest.

El  23 de abril  llegamos al superpoblado Campo Base. Para que os hagáis una idea de la extensión de éste, desde el comienzo del mismo hasta nuestras tiendas (casi las últimas) tardamos una media hora en llegar. La verdad es que nuestras carpas se encuentran muy bien situadas, muy cerca del comienzo de la ruta, lo que hace que nada más salir empezamos la ruta y al bajar llegamos rápido a las tiendas.


Campo Base


Durante los primeros días aprovechamos para  aclimatar, preparar el material necesario para la expedición y conocer a algunos expedicionarios que van a intentar el Lhotse y otros (la gran mayoría) el Everest.

Para seguir con la aclimatación  el día 27  subo a Campo I (5.980m) y me quedo a dormir allí. La subida hasta CI es muy peligrosa porque hay que atravesar la famosa Cascada del Khumbu.

Cascada de hielo del Khumbu

El glaciar del Khumbu es el más alto del mundo teniendo su origen en la base de la Lhotse Face, siguiendo su recorrido por el Valle del Silencio, la Cascada del Khumbu para acabar en la zona del Campo Base.

La Cascada del Khumbu vista desde el CB es impresionante pero una vez dentro de ella impresiona todavía más. Es como un río de aguas bravas que se hubiera congelado al instante quedando un caos de bloques de hielo (seracs) de diferentes tamaños, en equilibrio inestable, amenazando con caer en cualquier momento.

A esto hay que sumarle las enormes y profundas grietas que junto con los seracs convierten la ruta en un laberinto en el que encontrar la salida no es fácil.

Yo, cruzando una grieta

Y por si fuera poco, no hay que olvidar el riesgo de las avalanchas que desde el Nuptse o desde el hombro noroeste del Everest caen de vez en cuando.

El movimiento constante del glaciar hace que la ruta vaya variando según pasan los días. Un equipo de sherpas conocidos como "Los Doctores del Hielo" se encarga de mantener la ruta accesible durante el periodo de ascenso. Ellos son los que colocan las escaleras necesarias para cruzar las grietas o salvar muros de hielo verticales y de esa manera facilitar el paso a través de este caos lo más rápidamente posible.

De vez en cuando paro para sacar alguna foto, pero la verdad es que cuanto más tiempo se tarda en salir de allí más riesgo se corre, así que las paradas son pocas y breves.

Poco antes de llegar a C1 la pendiente se suaviza. Es la parte baja de la zona intermedia donde empieza a romper el glaciar que viene del Valle del Silencio para convertirse en la Cascada del Khumbu. Aquí la ruta es más segura aunque hay que seguir teniendo cuidado con las grietas ya que al ser una zona más plana muchas de ellas están tapadas o tienen puentes de nieve que hay que cruzar con precaución. Después de una pocas subidas y bajadas se llega a C1 situado entre grietas transversales en mitad de la zona intermedia a la que me refería antes.

En Campo 1

Tras dormir como un lirón toda la noche y después de un breve desayuno sigo hacia Campo 2 (6.400m). La ruta va hacia la derecha, hacia la pared del Nuptse pero sin llegar a ella.

Para alcanzar el Valle del Silencio antes hay que sortear unas cuantas grietas, una tras otra, que forman como una escalera gigante de hielo que termina en una gran planicie. Es el principio del famoso Valle.

Entrando al Valle del Silencio

La vista no sabe a dónde dirigirse, a la izquierda la cara suroeste del Everest, al fondo la pared del Lhotse y a la derecha la vertiginosa cara del Nuptse.

Hace tiempo que tenía ganas de estar en este lugar. Tengo un poster en una pared de mi dormitorio firmado por Doug Scott en la que se le ve caminando por este maravilloso lugar y siempre decía que algún dia estaría yo en su lugar, pues por fin llegó ese día.

Mi objetivo es llegar a la cumbre del Lhotse pero si no llego por lo menos tendré la satisfacción de haber podido recorrer este magnifico paisaje. Es algo verdaderamente espectacular aunque he de decir que recorrerlo con el sol en todo lo alto puede ser, y de hecho lo es, agotador, pudiendo registrar temperaturas muy elevadas lo que puede hacer que cambie el estado de la nieve.

La pendiente es suave y poco a poco se va desviando hacia la izquierda hasta llegar a una zona rocosa donde se instala el C2. Se puede decir que hay un C2 bajo y otro alto. La diferencia no es mucha en altitud pero sí se nota en distancia.

Campo 2

Yo fui al C2 alto lo que se agradece cuando tienes que salir camino del C3 pero cuando estas llegando al C2 piensas ¿por qué no habrán puesto mi campo aquí?. En C2 pasaré el resto del día y todo el día siguiente para seguir con la aclimatación.

Campo 2 hacia abajo, a la izquierda Nuptse y a la derecha Everest

En la mañana del   día 30   subo hacia C3 (7.100m). El C3 se encuentra más o menos en la mitad de la Lhotse Face. La Lhotse Face es una pared de hielo azul, a veces muy duro, que tiene unos 1.125m de altitud con inclinaciones entre 40 y 50 grados alcanzando los 80 en algunos pasajes puntuales.

Subida a C3

Cuando llegué había muy pocas tiendas ya que todavía no se había montado dicho campo, de hecho, yo fui uno de los primeros de la temporada en subir a allí. La subida no fue nada mal, me encontré muy bien aunque pasé algo de frío en las manos ya que salimos muy pronto y casi toda la ascensión la realizamos sin sol. Por suerte, el descenso fue más cálido y después de unos cuantos rápeles volví a la seguridad del C2 donde pasé otra noche más.

En Campo 3


El   día  1 de mayo   no fue festivo para mi. Por la mañana salí camino hacia el CB para recuperar y seguir con el programa de aclimatación previsto.

El día, climatológicamente hablando, fue estupendo y en poco tiempo llegué a C1 donde hice una pequeña pausa para comer y beber algo. No me apetecía para nada volver a pasar por la Cascada del Khumbu pero por desgracia no hay otro camino para llegar al Base. A la tensión que se sufre mientras estas atravesándola ahora tenía que añadir el calor.

Cuando subes, normalmente lo haces a primera hora de la mañana o incluso por la noche pero ahora, en la bajada, el sol lleva varias horas calentando el ambiente y la posibilidad de derrumbes y caídas de seracs aumenta considerablemente. Por suerte todo transcurrió sin problemas y pude llegar a CB sin sufrir ningún percance, aunque sí pude comprobar que algunas zonas de la Cascada ya habían cambiado al desprenderse algunos bloques.

En CB me volví a reunir con mis amigos, Sergi, JP y Moeses y pude conocer a Jorge Salazar, un mejicano que va a intentar el Lhotse por tercera vez, con el que hice muy buena amistad. También conocí a Iñigo Castyñeira de San Sebastián.

Como las previsiones meteorológicas para los siguientes días no eran muy buenas, decidimos pasarlos en Gorak Shep (5.164m) donde podríamos comer mejor, descansar, comunicarnos con el exterior ya que allí tienen wifi y estar más calentitos gracias a la calefacción que ponen por la tarde.

Hay que tener en cuenta que en el CB aunque los días no sean muy malos la temperatura baja bastante (sobre todo por la tarde-noche, algunos días ronda los -10º C) ya que se encuentra encima de un glaciar.

En Gorak Shep pasamos 4 días jugando a las cartas, durmiendo, comiendo, contando aventuras pasadas y proyectos futuros, en definitiva, compartiendo y conociéndonos mejor, algo que considero muy importante entre los miembros en una expedición. Yo creo que el buen rollo que tuvimos en esos días fue algo que luego mejoró aun más en el transcurso de la expedición.


Con Sergi, Juan Pablo y Jorge disfrutando de las vistas en Kala Pathar

El día antes de regresar al CB subimos a la cumbre del Kala Pathar (5.644m) a buen ritmo, sacamos unas cuantas fotos y bajamos corriendo, todos menos JP que se fue a unas rocas cercanas para hacer "Boulder" (si puede escalar todos los días es feliz). Ya recuperados y en buena forma el  día 6  regresamos al CB a la espera de una ventana de buen tiempo para poder realizar el ataque a cumbre.

Después de pasar 3 días en CB y viendo que las previsiones de buen tiempo y por tanto de poder hacer cumbre se van para los días 15 a 17, decidimos volver a Gorak Shep y encontrarnos allí con Moeses que vuelve de camino hacia el CB ya recuperado de su garganta. Pasamos 2 días más descansando y alimentándonos bien, algo que nos vendrá muy bien para el esfuerzo que se avecina. El   día 10   ya estamos de nuevo en CB con el fin de preparar todo lo necesario para el ataque a cumbre.

Como Sergi, JP y Moeses no han subido mucho para aclimatar deciden salir del CB un día antes que yo para, de esa manera, ganar un día más para estar en C2. Así que el 12 suben a C2.

Jorge, Iñigo y yo salimos del CB el   día 13 . La subida por la Cascada del Khumbu la hago sin problemas aunque siempre en tensión y atento a cualquier posible movimiento de los bloques de hielo que me rodean durante el ascenso.

En C1 hacemos una parada para recuperar un poco e hidratarnos. Mientras descansamos el clima empieza a cambiar y una espesa niebla nos envuelve así que decidimos salir cuanto antes hacia C2. La niebla se ha metido en el Valle del Silencio y eso dificulta seguir la dirección correcta además, como ha estado nevando la huella de días pasados se ha cubierto por lo que es difícil encontrar el camino. A pesar de todo, llegamos a C2 sin problemas donde nos encontramos con nuestros amigos.

La mañana del   día 14   salimos hacia C3. El tiempo es bueno y como no hay prisa esperamos unas horas hasta que el sol ilumina la pared del Lhotse y de esa forma la subida no será tan fría. Somos varios los que nos hemos decidido a subir, calculo que unos 25-30. No todos van al Lhotse, algunos van camino del Everest.

Con Dorchi descansando en la subida a C3 (1ª Subida)

No hay que olvidar que la ruta hacia el collado sur del Everest es común con la del Lhotse hasta muy cerca del C4. Teniendo en cuenta esto nos alegramos de no ser demasiados porque sería un problema para progresar a buen ritmo y para la seguridad de todos.

La noche en C3 no va a ser tan cómoda como en los campos anteriores ya que en esta ocasión dormiremos cuatro personas dentro de la tienda, pero al poco de meterme en el saco me quedo dormido sin más problemas.

El   día 15  salimos temprano hacia C4. Hace mucho frío. Hay gente que ya ha empezado a subir y les veo progresar por las cuerdas fijas. Mi sherpa me aconseja ponerme el oxigeno pero le digo que no, me parece muy pronto y me encuentro bien. La salida del C3 empieza muy vertical. Durante 4 o 5 tramos de cuerda la ruta asciende desnivel muy rápido porque son recorridos muy inclinados que en algunos momentos rozan los 80 grados.

Después se suaviza algo pero sigue siendo muy duro, hasta llegar a una travesía hacia la izquierda que nos lleva hasta la famosa "Banda Amarilla", un contrafuerte rocoso formado por mármol amarillento, filita y esquisto de unos 100 metros de recorrido, casi vertical en algunos momentos.

Una vez en la parte alta ya puedo ver el C4 bastante cerca, aunque al ritmo al que voy todavía tardaré un buen rato en llegar.

En ese punto la ruta que va hacia el Everest se desvía hacia la izquierda para llegar al "Espolón de los Ginebrinos" y después al Collado Sur donde instalan el C4. Nuestro C4 se sitúa debajo de una zona rocosa conocida como "La Tortuga" sobre los 7.900m, pero en esta ocasión lo han puesto a 7.700m. Cuando estas llegando al campo se agradece esta diferencia de metros pero no cuando subes hacia la cumbre. Esos 200m de diferencia son muchos metros a estas altitudes y pueden suponer una hora más de ascenso.

Aunque el C4 es incómodo y muy frío, el cansancio acumulado hace que muy pronto me quede completamente dormido.

La madrugada del  día 16  sobre las 04 am empezamos a prepararnos para el ataque a cumbre. Aunque lo normal es desayunar algo antes de salir, mi apetito ha desaparecido y me cuesta comer en altitud (siempre me pasa lo mismo) así que solo soy capaz de tragar una o dos galletas. Más o menos una hora después empezamos el ascenso. Ahora sí voy con oxígeno.

La ruta va directa hacia arriba por la izquierda de La Tortuga buscando la base de la pared final del Lhotse. Una vez allí se hace una travesía hacia la derecha para entrar en el corredor que llega hasta la cumbre principal.

Subiendo hacia el corredor.  A la derecha el Everest. Al fondo,
Pumori y Cho Oyu

El corredor en su base es ancho pero a medida que se sube se va estrechando y va cogiendo más inclinación. En algunos tramos con poca nieve la progresión por la roca es delicada porque se encuentra muy fracturada por lo que hay que subir muy atento para no tirar piedras a los que van por detrás y también muy atento a las piedras que caen al pasar los que van por delante.

En un pequeño descanso que hago me adelanta Ali Sadpara (con oxígeno). Sergi, JP, Moeses y Jorge vienen por detrás (van sin oxígeno), Iñigo va por delante (con oxigeno, como yo). Aunque hay cuerdas fijas no todas son nuevas, sobre todo las de la última parte se ven bastante viejas lo que no da mucha tranquilidad.

Pienso que voy hecho polvo, pero al mirar hacia arriba veo a Ali solo unos 40-50m por encima y hace casi una hora que me adelantó, osea, que no voy tan mal, esto es duro para todos. Además la última parte antes de la cumbre es la más estrecha e inclinada. Poco antes de llegar al final del corredor me adelanta Sergi.


Final del corredor
Momento que Sergi, sin oxígeno, me adelanta


El final del corredor te deja muy cerca de la cumbre. Para llegar a ella se va un poco a la izquierda y directo arriba por una pared rocosa. Unos 10m antes de llegar se encuentra el cadáver de un alpinista que parece llevar tiempo allí y que nos recuerda que lo que estamos haciendo no es fácil y tiene mucho riesgo. Pero la ilusión por la cumbre ya no nos la quita nadie.

Allí esta Sergi esperándome. Fotos, una llamada por el teléfono satélite a Victoria y otra que hace Sergi  a Miriam y rápido para abajo. El tiempo no es muy bueno, hace mucho viento que levanta la nieve y esto unido a la niebla que se mete de vez en cuando dificulta la visión. Toca descender.

En la cumbre del Lhotse

Empezando el descenso llega JP a la cumbre también sin oxígeno. Moeses y Jorge se dieron la vuelta en algún momento del ascenso.

Los descensos siempre son peligrosos, vas muy cansado, con el objetivo de cumbre cumplido y con muchas ganas de llegar a la tienda para descansar, pero hay que tomárselo con calma y bajar con seguridad. El objetivo principal no es la cumbre, es llegar sano al CB. La idea era bajar hasta C3 o incluso al C2, pero al final, debido al cambio de tiempo y al cansancio tuvimos que quedarnos en el C4 a pasar la noche. Algunos dirán que con tanto cansancio y a tanta altitud no pudieron dormir bien, ese no fue mi caso, os puedo asegurar que dormí como un tronco.

Al día siguiente comienzo el descenso hacia C2. Voy solo, no se si los demás han salido ya o no pero lo importante es bajar cuanto antes. Llegando a C3 me encuentro con Iñigo y Jorge y ya continuamos juntos hasta el C2 donde llegué muy, muy, muy cansado. A la mañana siguiente, después de desayunar algo, sigo con el descenso para llegar a CB. Además de Dorchi Sherpa me acompaña Jorge. Con ellos llegaré a CB.

En este tramo me preocupa la Cascada del Khumbu. No se cómo estará desde la última vez que pasé por allí y ahora vamos a pasar al mediodía, las horas con más riesgo. Por suerte, aunque hay tramos que se ve que han cambiado, hacemos todo el recorrido sin incidentes. Poco antes de llegar al CB y ya fuera del peligro que representa la Cascada del Khumbu me abrazo a Jorge y le digo: "ahora sí, ahora sí podemos decir que hemos acabado la expedición".

Es   18 de mayo de 2019   cuando llego al CB, un día muy especial porque fue el 18 de mayo de 2006 cuando pisé la cumbre del Everest.


*********************************

Y con este extenso relato, que espero os haya entretenido, cerramos el blog por esta expedición.

Tan solo me queda daros las gracias por vuestro apoyo, que me transmite Victoria durante la expedición cuando hablamos y que, os garantizo, que me sirve de gran estímulo.

Espero que volvamos a estar en contacto muy pronto.

👋🏼